Menú Cerrar

Los fantásticos libros voladores del señor Morris Lessmore

Recordamos, en esta semana del libro, el cortometraje animado escrito por William Joyce dirigido junto con Brandon Oldenburg que ganó el Óscar en 2012, junto con otros innumerables premios. Está basado en el libro del mismo título de William Joyce (autor e ilustrador) y Joe Bluhm (ilustrador).

The Fantastic Flying Books of Morris Lessmore (2011)

Según el sitio oficial del cortometraje, el filme está inspirado en igual medida por el Huracán Katrina, Buster Keaton, el Mago de Oz y el amor por los libros.

Después de que un terrible huracán arrase su ciudad, un joven entra en una misteriosa biblioteca donde los libros, literalmente, cobran vida.

El mentor de Joyce, William Morris, editor de HarperCollings, fue el inspirador del libro. Cuando Joyce iba en avión a visitar a Morris escribió un cuento sobre un hombre que dedicó su vida a los libros. Joyce le leyó la historia a Morris quien falleció unos días después.

El personaje, Morris Lessmore, se diseñó basándose en el actor de cine mudo Buster Keaton y en la escena de la tormenta de la película Steamboat Bill Jr. (en España, El héroe del río; en Argentina, El loco Bill) y en el tornado del Mago de Oz. También se inspira en la vida real, el Huracán Katrina destruyó Nueva Orleans en 2005.

Como en el Mago de Oz, la película utiliza el contrate de color / blanco y negro como elemento narrativo. En este caso, el blanco y negro representa la tristeza y desesperación traídos por la tormenta.

La descripción, más detallada, que podemos ver en Wikipedia nos cuenta que:

La historia está protagonizada por Morris Lessmore, que vive en Nueva Orleans. Un día, mientras estaba en el balcón de un hotel escribiendo un libro, es atrapado por un huracán que lo lleva junto con su libro e incluso a toda una ciudad, a un mundo en blanco y negro. Al llegar al lugar, descubre que las páginas del libro que estaba escribiendo se encuentran en blanco. Mientras recorre los alrededores, Morris ve un grupo de libros voladores, guiados por una joven. A diferencia del entorno en blanco y negro, tanto la joven como sus libros tienen colores. El hombre intenta hacer volar su libro, pero sin éxito. Tras esto, uno de los libros del grupo –en cuyo interior tiene una ilustración de Humpty Dumpty–va donde Morris y le dice que lo siga.

El libro lo guía hasta una casa en color, que se encuentra repleta de libros voladores. Morris decide vivir en la casa, donde se encarga de cuidar a los libros. Un día, mientras está remendando un ejemplar viejo y moribundo de una edición en francés de De la Tierra a la Luna de Julio Verne, Morris comienza a leerlo, lo que le proporciona mayor vitalidad al libro. Tras esto, el hombre decide volver a escribir su libro. Con el tiempo, Morris comienza a regalar libros a los habitantes de los alrededores, quienes adquieren color al leerlos.

El hombre, ya anciano, termina de escribir su libro, y decide irse de la casa. En la entrada de la misma, un grupo de libros comienza a volar a su alrededor, lo que rejuvenece a Morris. Después, el hombre se va volando  junto a aquellos textos. Los libros que permanecen en la casa están tristes por su partida, pero recuperan el ánimo al descubrir que donó a la casa el libro que escribió. Tras esto, llega a la casa una niña en blanco y negro, que se vuelve de color cuando el libro de Morris se posa sobre su brazo. La niña se sienta en la entrada y comienza a leer el libro en compañía de los demás ejemplares de la casa.

El cortometraje finaliza mostrando una fotografía de Morris, colgada junto a las de otras personas que vivieron en la casa, incluida la joven que vio el primer día que llegó a aquel lugar.

Toda una oda al amor por los libros que inspira la creación literaria y el fomento de la lectura.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *