Menú Cerrar

La integración y desintegración familiar. Modelo de 4 generaciones

de Sara Sinay-Olstein para Comunidad de AUTORES psicología

La familia es es uno de los pilares esenciales del desarrollo psicológico del ser humano. El aprendizaje infantil, la adquisición de habilidades y la integración de valores van armando la personalidad de cada niño y es en su entorno familiar donde encuentra los primeros modelos a seguir, o a rechazar. Son los padres, hermanos y abuelos, las primeras referencias, después, en la etapa adulta, son los hijos los que también influyen de forma significativa y recíproca.

La integración familiar de cuatro generaciones es en sí misma, con todas sus variantes actuales, un lugar de enriquecimiento. No por eso, la desintegración familiar de vínculos tóxicos o "enfermantes", empobrece, sino que también puede enriquecer y preservar los subsistemas.  Tomado de la teoría general de los sistemas, que explica cómo la interrelación de los elementos que componen la totalidad tiende al equilibrio. El concepto de sistema familiar incluye los subsistemas parentales y filiales.

La integración familiar de cuatro generaciones es en sí misma, con todas sus variantes actuales, un lugar de enriquecimiento.

Los cambios producidos en la organización familiar, ponen en evidencia las dificultades en los roles y funciones que cada generación ejerce complementariamente con la siguiente y la anterior. El sistema de mitos y mandatos familiares, sociales y culturales, cambia en la tercera generación. Porque de perpetuarse, se reconocen las patologías familiares, por la alteración de jerarquías, de roles y funciones.  Integrar y transformar este pasaje es una propuesta para el futuro, que es HOY.

Los cambios producidos en la organización familiar, ponen en evidencia las dificultades en los roles y funciones que cada generación ejerce complementariamente con la siguiente y la anterior.

Una de las formas posibles para integrar y transformar dicho pasaje, es a través de la palabra, que en el trabajo terapéutico se resignifica  en su contenido. Así se logra una transformación vivencial del sufrimiento, que muchas veces es provocado, justamente, por la vertiginosidad de los cambios, y las dificultades para adaptarse activamente a la prolongación de la vida y sus estadios intermedios.

En este sentido, la esperanza de vida se ha extendido 30 años más y consecuentemente la adolescencia, la madurez y la vejez, también. Se han ido configurando cambios en la movilidad social-vertical (en cuanto a lo económico, al estatus) y horizontal (en el sentido de las migraciones como desplazamiento a otros países) poniendo una distancia geográfica pero no afectiva, en tanto la conexión cibernética posibilita el contacto.

la esperanza de vida se ha extendido 30 años más y consecuentemente la adolescencia, la madurez y la vejez, también

Entonces, una serie de rituales que se realizaban con el objetivo de reunir a la familia, (por ejemplo: el almuerzo de los domingos, las fiestas familiares y culturales) hoy van siendo adaptadas a las posibilidades reales y actuales, produciéndose un movimiento de desapego familiar intergeneracional.

De lo que vengo exponiendo, podemos observar, que las residencias y geriátricos, así como las guarderías a edades muy tempranas, cumplen la función de atención y cuidado que hoy la familia no puede proveer. Teniendo en cuenta que las casas cada vez son más pequeñas, continuar con el estilo de vida de familias ensambladas, requiere un gran demanda, porque no hay con quién dejar el cuidado de los niños, cuando los padres trabajan y porque no hay con quién dejar el cuidado de los viejos.

A su vez, cuando digo HOY, me refiero a este tiempo de PANDEMIA en el que, seguramente, tal y como empezamos a ver, cómo nos sentimos y cómo nos estamos comportando, nada va a ser igual que antes.

Esto se evidencia sobre todo en la población de mayor edad, que ha sido determinada como población de riesgo, y a quienes hay que aislar. La perturbación que trae el manejo de una tecnología, que se impone por la forma que adopta la sociedad para que el contagio no se propague, genera mucha inquietud en los mayores ya que necesitan ayuda para llevar esa tarea a cabo. El aislamiento es un factor de riesgo en sí, porque sabemos que las ansiedades que genera, provocan fobias y neurosis varias. Paradójicamente, es la forma de salvar vidas.

La perturbación que trae el manejo de una tecnología, que se impone por la forma que adopta la sociedad para que el contagio no se propague, genera mucha inquietud en los mayores ya que necesitan ayuda para llevar esa tarea a cabo.

Aun así, “esto también pasará” esta pandemia dejará sus huellas. Se hará necesaria una nueva organización familiar porque las cuatro generaciones tienen ramas familiares diferentes. Algunas logran una cohesión natural y enriquecedora, pero otras no. Este es un problema que se plantea en estos tiempos.

En la antigüedad, los viejos eran los sabios a quienes había que venerar, respetar y consultar. Hoy, la tecnología cibernética, marca una frontera muy importante entre generaciones y se invierte el fenómeno. Son los jóvenes quienes tienen el conocimiento de estas artes, y a quienes hay que consultar para ampliar ese horizonte. La posibilidad es, que los mayores generen la resiliencia necesaria, para actualizar los vínculos afectivos entre las generaciones y sus vicisitudes, haciendo posible la interacción con los más jóvenes que muestren interés por el afecto. Es así, como la integración – desintegración familiar de 4 generaciones es en sí misma, con todas sus variantes actuales, un lugar de enriquecimiento.

Hoy, la tecnología cibernética, marca una frontera muy importante entre generaciones y se invierte el fenómeno. Son los jóvenes quienes tienen el conocimiento de estas artes, y a quienes hay que consultar para ampliar ese horizonte.

 

Sobre la AUTORA: Sara Sinay-Olstein


Sara Sinay-Olstein, nació en Buenos Aires, el 11 de agosto de 1943. Es Licenciada en Psicología y Terapeuta Familiar, ex presidente de la Fundación para la Segunda Mitad de la Vida, Integra el equipo interdisciplinario del Dr. Gastón Boero y la Psi. Margarita Ripoll, en la Rep. O. del Uruguay. Es conferencista y trabaja en el Instituto de Terapia del Reencuentro y la fundación del mismo nombre (Valencia, Madrid, España). Presentó su modelo de trabajo en EE.UU., Israel, Italia, Canadá. 

www.saraolstein.com.ar       solstein@fibertel.com.ar         Teléfonos: +54 11 4772-0453 / +54 11 4777-1916

Es autora de las siguientes obras:

El Recontrato con la Vida… un Desafío”. Ed. Catálogos, 1997. Vivir más, Vivir MEJOR” Ed. Dunken. Grupalismo” Ed. Vergara. Cómo elegir una psicoterapia” Ed. Vergara. Tiempos de crisis” Ed. Dunken, 2013.

“Tiempos de crisis”
“Grupalismo”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *