Menú Cerrar

La forma del ensayo

de Albert Sarlé Solé para Comunidad de AUTORES artísticos

Cuando hablamos de un ensayo, solemos imaginarnos un texto serio y fundamentado en el que se expone y defiende una idea (en palabras de la Wikipedia). Un texto escrito, claro. Seguramente sin imágenes, y sin perder nunca un tono bien formal.

Sin descuidar, por supuesto, la base del término—la exposición y argumentación de una idea— todo lo demás son convenciones que hemos ido asumiendo con el paso del tiempo. Tenemos una herencia de tradición escrita a la que no nos suele costar otorgarle su valor cultural correspondiente pero, en cuanto nos desplazamos hacia otra disciplina, tenemos más problemas para considerarlo como tal. Lo mismo ocurre con el tono: un argumento no es ni mejor ni peor por ser más o menos formal. E incluso, ¿por qué no? Podemos incorporar recursos artísticos en la exposición de una idea. Mientras no seamos falaces, todo aporte es bienvenido.

A continuación comentaremos algunos casos bastante identificativos de lo que podrían ser ensayos en otras disciplinas artísticas:

Dentro del cómic tenemos unos ejemplos muy interesantes en la misma línea. Dado que había (y sigue habiendo) muy pocas obras que se preocupen de hablar del cómic como arte, de sus posibilidades y de los recursos de su lenguaje, Scott McCloud, un reputado autor de cómics estadounidense, decidió juntar su experiencia como creador en una serie de obras esclarecedoras. Hablamos de Entender el cómic, Hacer cómics, y Reinventando el cómic. El autor podría haberlos hecho con un clásico ensayo con mucho texto y, si acaso, alguna imagen para complementar; pero no fue así. Se sirvió de los propios recursos del cómic para desarrollar una idea sobre los mismos, generando los efectos que evocan y hablando de ellos con total naturalidad dentro del propio espacio de la narración. La lógica es absoluta: justamente porque los implementa en la lectura del cómic, entendemos de una forma muy intuitiva y eficaz todo lo que se nos está contando de esos recursos. De un modo mucho más eficiente, eso sí, que un ensayo al uso. Con ejemplos, sí, pero totalmente desvinculados de la lectura.

Se sirvió de los propios recursos del cómic para desarrollar una idea sobre los mismos, generando los efectos que evocan y hablando de ellos con total naturalidad dentro del propio espacio de la narración.

En el sector de los videojuegos, tenemos dos obras independientes muy interesantes del autor Davey Wreden. Ambos casos llaman mucho la atención, porque son una combinación muy eficiente de un ensayo propiamente dicho… y una obra puramente artística. Hablamos de The Stanley Parable y de The Beginner’s Guide. El primer caso es una reflexión sobre la libertad a la par que crítica de cómo esta se reproduce en la sociedad actual. Nos contextualiza en un personaje que deberá decidir si hacer caso al narrador o no, dando lugar a un sinfín de posibles finales que, en conjunto, dan una visión muy potente sobre su temática. En The Beginner’s Guide el enfoque es bastante curioso. Se genera un diálogo entre el propio autor del juego y el jugador, y todo gira en torno a un tal Coda, un diseñador de videojuegos. Y a través de esta situación, se desarrolla un discurso que nos habla del proceso de creación artística, de los recursos de los videojuegos a la hora de diseñarlos y, en última instancia, de la relación que se genera con el autor y los jugadores a través de su obra. Tanto de su exposición como de la sobreinterpretación de los seguidores del mismo.

un personaje que deberá decidir si hacer caso al narrador o no, dando lugar a un sinfín de posibles finales que, en conjunto, dan una visión muy potente sobre su temática.

Dentro del cine, los documentales se encuentran en un espacio gris. En este sentido, se nos presentaría el clásico debate de en qué punto termina la interpretación subjetiva del mundo (donde quedaría la opinión, o el ensayo) para dar lugar a la información objetiva, si es que esta realmente existe. Pero sí nos encontramos con obras que se acercan al ensayo sin necesidad de resolver este debate. Baraka es un ejemplo bastante interesante al respecto, ya que si bien cumple perfectamente su labor documental, se permite varias licencias que lo alejan de uno para darle un enfoque cargado de discurso. Baraka no es solo la evolución de la Tierra y de la humanidad, sino que expone también su relación con el medio ambiente, reflexiona sobre aquello que perdura y lo que no y también introduce la espiritualidad por su conexión con los seres humanos.

Baraka no es solo la evolución de la Tierra y de la humanidad, sino que expone también su relación con el medio ambiente, reflexiona sobre aquello que perdura y lo que no y también introduce la espiritualidad por su conexión con los seres humanos.

También en el cine, pero enmarcándonos en la animación, tenemos una historia muy curiosa del director japonés Masaaki Yuasa. Se trata de Eizōken ni wa Te wo Dasu na! , una obra que, aunque en términos clásicos narrativos se acercaría una historia tradicional (personajes definidos, contexto concreto, conflictos a resolver, etcétera); los utiliza para hablar del proceso creativo aplicado a la animación; no solo de los aspectos más técnicos de la misma, sino también exponiendo un punto de vista muy definido sobre cómo ha de ser una obra y las libertades que esta debe tener. En este sentido, Eizouken es interesante porque termina siendo una obra metadiscursiva, pero no es extraño en absoluto encontrarnos con obras que aprovechan su contexto para hablarnos o exponer una idea sobre el tema que estamos tratando.

hablar del proceso creativo aplicado a la animación; no solo de los aspectos más técnicos de la misma, sino también exponiendo un punto de vista muy definido sobre cómo ha de ser una obra y las libertades que esta debe tener.

Para acabar, cabe mencionar un tipo de ensayo que se ha vuelto especialmente recurrente en la última década y que, si bien sufre de cierto estigma, dispone de muchos autores realmente interesantes y que cumplen tan bien la función de crítico o ensayista como cualquier otro. Nos estamos refiriendo a algunos de los llamados youtubers que, no deberíamos tener demasiado problema en considerar sencillamente críticos o ensayistas. En estos casos, hablamos de ensayos más cercanos a lo que normalmente entenderíamos como tales: una idea o crítica sobre algún tema u obra en concreto, desarrollado y argumentado. Eso sí, sirviéndose de los recursos que permite el medio: imágenes, vídeos y animaciones que sirven para complementar lo argumentado. Es un espacio muy llamativo porque, al desarrollarse en la web, se genera una interacción directa con los seguidores, convirtiéndose así en un lugar desenfadado pero muy retroactivo. Así, vemos recursos muy utilizados en las redes sociales —los memes por ejemplo— que, lejos de disminuir la calidad de su contenido, se genera un discurso que conecta todavía más con el espectador objetivo. Además, estos autores tratan de asumen con su contenido la responsabilidad que su gran alcance requiere; tanto en los discursos que proyectan como aprovechándolo para dar visibilidad a obras y autores menos conocidos. Por si queréis conocer algunos autores que hacen muy bien su trabajo, os dejamos a continuación una pequeña porción de creadores de contenido que no os podéis perder:

Marina Golondrina (https://www.youtube.com/channel/UCEedmf02BiNKZTCma5d4F5g ) Mench (https://www.youtube.com/user/TheExorcist1995 ) o Icefoxx (https://www.youtube.com/channel/UCkMR4koTEEqJLYmGtkPG_dg ) cumplen muy bien la función de críticos de animación y cómic, por ejemplo. Scarlew Harzac (https://www.youtube.com/user/scarlewharzac ) hace ensayos muy interesantes sobre cine. Jaime Altozano (https://www.youtube.com/channel/UCa3DVlGH2_QhvwuWlPa6MDQ ) hace trabajos de divulgación buenísimos sobre música. O —su primo— Dayoscript (https://www.youtube.com/user/DayoScript ) con los videojuegos. Todos ellos entre muchísimos más.

los llamados youtubers que, no deberíamos tener demasiado problema en considerar sencillamente críticos o ensayistas. En estos casos, hablamos de ensayos más cercanos a lo que normalmente entenderíamos como tales: una idea o crítica sobre algún tema u obra en concreto, desarrollado y argumentado

El ensayo al final no deja de ser eso: una exposición argumentada. Y aunque solemos desvincularlo de la práctica artística, no solo pueden funcionar muy bien juntos, sino también potenciarse para dar lugar a algo todavía mejor. ¡Así que nada! Prejuicios, fuera.


Sobre el autor: Abert Sarlé Solé

es un ilustrador y autor de cómic nacido en Tarragona. Pertenece al colectivo de autoeditores y artistas, NEUH (No Es Un Hobby), y desde hace unos años ha estado involucrado en actividades para dar visibilidad a pequeños artistas. Además de en Comunidad de Autores, también ha apoyado iniciativas relacionadas con el webcómic como Faneo. Desde hace ya unos años publica regularmente su cómic, La Predicción de la Incertidumbre, tanto en papel como en la red.

La Predicción de la Incertidumbre es una historia detectivesca de ciencia ficción en la que nos narra una aventura en la que, por azares de la vida, un científico y una ladrona acaban uniéndose para detener a un terrorista. Misterio, paradojas temporadas y algunos puntos de humor describen bastante bien esta aventura


 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *